Parálisis del sueño

La parálisis del sueño es una incapacidad temporal para moverse o hablar que ocurre cuando nos despertamos o al quedarnos dormidos.

No es dañino y debe pasar en unos pocos segundos o minutos, pero puede ser muy atemorizante.

Muchas personas tienen parálisis del sueño una o dos veces en su vida, mientras que otras la experimentan unas cuantas veces al mes o más regularmente.

Afecta a personas de todas las edades y es más común en adolescentes y adultos jóvenes.

Síntomas de la parálisis del sueño

El síntoma principal de la parálisis del sueño es estar completamente consciente de nuestro entorno pero ser incapaz de moverse o hablar temporalmente.

Durante un episodio de parálisis del sueño es posible:

  • Dificultad para respirar profundamente, como si su pecho estuviera aplastado o restringido.
  • Movimiento de los ojos – algunas personas también pueden abrir los ojos.
  • Tiene la sensación de que hay alguien o algo en la habitación (alucinación) – muchas personas sienten que esta presencia desea hacerles daño.
  • Pánico intenso
  • La duración de un episodio puede variar desde unos pocos segundos hasta varios minutos.

Podrá moverse y hablar con normalidad después, aunque puede sentirse inquieto y ansioso por volver a dormir.

Causas de la parálisis del sueño

La parálisis del sueño ocurre cuando partes del sueño con movimiento ocular rápido (MOR) ocurren mientras usted está despierto.

El MOR es una etapa del sueño en la que el cerebro está muy activo y los sueños ocurren con frecuencia. El cuerpo es incapaz de moverse, aparte de los ojos y los músculos que se usan para respirar, posiblemente para evitar que usted haga realidad sus sueños y se lastime a sí mismo.

No está claro por qué el sueño REM a veces puede ocurrir mientras usted está despierto, pero se ha asociado con ello:

  • No dormir lo suficiente (privación de sueño o insomnio).
  • patrones irregulares de sueño, por ejemplo, debido al trabajo por turnos o al desfase horario(JET LAG)
  • Narcolepsia  –  condición a largo plazo que hace que una persona se duerma repentinamente en momentos inapropiados.
  • Antecedentes familiares de parálisis del sueño
  • Dormir boca arriba
  • En muchos casos, la parálisis del sueño es un evento único o muy ocasional que ocurre en alguien que por lo demás está sano.

Otros causantes de la parálisis del sueño

Dormir menos de lo recomendado, ansiedad en sus diferentes tipos y etapas, depresión, narcolepsia, apnea del sueño entre otros, son algunas de las otras causas de la parálisis del sueño o como también es conocida; la subida del muerto.
Por otra parte, algunas enfermedades también pueden causar este trastorno del sueño como las siguientes: trastorno de bipolaridad, esquizofrenia, drogadicción y alcoholismo.

Si no has pasado por algunos de las enfermedades o causas antes mencionadas, seguramente te preguntas

¿Por qué me pasa a mí la parálisis del sueño?

Y es que, múltiples estudios han determinado que otra causa de este trastorno a la hora de dormir también puede ser hereditaria.
Si tus padres o algún familiar directo tienden a sufrir de parálisis del sueño, lo más probable es que, en algún momento de tu vida logres experimentar este desagradable momento que muchas veces es aterrador y conlleva a niveles de angustia muy altos.

¿Por qué la parálisis del sueño es tan aterradora?

Este trastorno hace que la persona que lo sufra se sienta alterada porque, no puede moverse, ni hablar pero se está totalmente despierto y consiente de lo que ocurre alrededor. Incluso hay algunas personas que tienen los ojos abiertos pero la movilidad del cuerpo y la gesticulación de palabras es totalmente imposible durante el tiempo que dure el episodio.

Se te sube el muerto

Muchas de las personas que han sufrido la parálisis del sueño aseguran tener la sensación de «Se te sube el muerto» como una de los tantos aterradores episodios que se experimentan en este lapso de tiempo en el que el cerebro se encuentra «despierto» y consciente de nuestro entorno y «lucha» para despertar o alertar a nuestro cuerpo.

Durante la parálisis del sueño se pueden crear alucinaciones muy parecidas a las pesadillas, causando que la persona se despierte de forma brusca con ataques de pánico.

Tratamientos para la parálisis del sueño

La parálisis del sueño a menudo mejora con el tiempo, pero mejorar sus hábitos de sueño y el ambiente para dormir puede ayudar.

Seguir estos consejos puede ser de ayuda:

  • Dormir bien: la mayoría de los adultos necesitan de seis a ocho horas de sueño de buena calidad por noche.
  • No desvelo: acostarse aproximadamente a la misma hora cada noche y levantarse a la misma hora cada mañana.
  • Crear un ambiente para dormir que sea cómodo, tranquilo, oscuro y no demasiado caliente o frío.
  • Evite comer mucho, fumar o beber alcohol o cafeína poco antes de acostarse.
  • Hacer ejercicio regularmente (pero no dentro de las cuatro horas siguientes a la hora de acostarse).

Si su parálisis del sueño es particularmente grave, un médico especialista puede sugerirle que tome un tratamiento con antidepresivos, como la clomipramina.

Estos funcionan alterando el sueño REM y se prescriben típicamente en dosis más bajas que cuando se usan para la depresión.

Cuándo ver a tu médico de cabecera

En muchos casos, la parálisis del sueño se produce una sola vez y no volverá a ocurrir. No es dañino y no suele ser un signo de un problema subyacente.

Pero es una buena idea ver a tu médico de cabecera si:

  • Experimenta parálisis del sueño regularmente
  • Se siente muy ansioso por irse a dormir o está luchando por dormir lo suficiente.
  • Se siente muy somnoliento durante el día, o tiene episodios en los que se queda dormido repentinamente o pierde el control muscular; estos son síntomas de un trastorno del sueño relacionado llamado narcolepsia.
  • Su médico de cabecera puede sugerirle formas de mejorar su sueño. Si sus síntomas son graves, pueden remitirlo a un especialista del sueño, como un neurólogo.